NAVEGANDO CON EL CELEBRITY ECLIPSE

NAVEGANDO CON EL CELEBRITY ECLIPSE

NAVEGANDO CON EL CELEBRITY ECLIPSE

NAVEGANDO  CON EL CELEBRITY ECLIPSE

Volvimos del crucero y tenemos muchas ganas de contaros como han transcurrido los dias de navegación, de trabajo y también de placer.

Como os contamos en el anterior post estamos celebrando el 20 aniversario de artenseda .Y estamos muy contentas de haber  tenido esta oportunidad tan emocionante de pasearnos y pasear nuestras sedas por todo el mediterranio.

Ante todo queremos agradecer a la empresa Starboard y a Celebrity Eclipse por invitarnos a realizar tal aventura. Ha sido realmente un placer trabajar en las condiciones que lo hemos hecho y quiero desde aquí agradecer también todo el entusiasmo y colaboración que hemos recibido del equipo del shop store.

Salimos de Barcelona el día 11 de septiembre y regresamos al mismo puerto el día 23. Entramos en el barco y lo primero fue recibirnos con un copa. Pues empezamos la aventura brindando, claro que si!

El primer puerto fue Valencia.

Nos dimos una vuelta por el centro y nos dejamos sorprender por todos sus encantos. Me hubiera encantado volver a visitar la Ciudad de las Artes pero no fue posible.

Lo que si hicimos fue tomarnos una orchata y un fartón en la orchateria Santa Catalina.

Cerca de Valencia tenemos nuestros colaboradores que nos arman de madera de peral nuestras telas pintadas para convertirlas en abanicos. Poner el barillaje y encolar es todo un oficio y, aquí son los reyes.

De Valencia fuimos a Alicante, esta ciudad presidida por el Castillo de Santa Bárbara y por la playas. Cerca del puerto había una feria de artesania que nos gustó visitar. El agua del mar estaba en el punto justo que me encanta.

De vuelta al barco comimos y descansamos en las tumbonas alrededor de la piscina.

Cuando el barco dejaba el puerto es cuando empezaba nuestro trabajo en la tienda y con el Tronck Show.

De Alicante fuimos a Gibraltar donde no habíamos estado nunca.

Lugar peculiar por ser territorio inglés dentro de la península española. Paseando por las calles se respiraba una mezcla de culturas y lengua.

El espanglish que le llaman es un inglés con acento andaluz que es divertido de oir.

Como teníamos unas horas para conocer Gibraltar nos apuntamos a hacer un recorrido en un coche que nos llevó a hacer el circuito típico del Parque natural. Fue super interesante visitar la Cueva de San Miguel que está muy bien conservada. Nuestras sedas se hicieron selfis entre estalactitas y estalacmitas, lo cual pusimos color a un sitio con poca luz. Muy divertido!

El recorrido por el Peñon es de unos 7 Km. A medida que fuimos subiendo empezamos a encontrar los monos que viven de forma libre en la montaña. Era justamente la época de la crianza y pudimos ver varios bebés protegidos por sus familias.

Gemma sacó un plátano de la bolsa y antes de terminarlo de sacar se le abalanzó un mono por la espalda y se lo quitó sin ningún remordimiento. Impresionante!

Desde la cima, las vistas de la ciudad, del mar y la costa del continente de enfrente son realmente impactantes. No dejas de pensar cuanta gente muere en este mar cada año y en la tragedia que esto supone para tantas personas y familias. Cuanta impotencia siento viendo este paisaje!

El dia de Gibraltar no trabajamos y por la tarde estuvimos de relax total.

De Gibraltar fuimos a Málaga, a poco más de 100Km del Estrecho.

Qué ciudad más bonita! Me hubiera quedado mucho más tiempo!Entramos en el centro por la calle Larios donde se estaba preparando la Pasarela Larios Málaga Fashion Week. Gente y más gente paseando y de compras.

Luego nos encontramos una enorme Catedral que es imposible hacerle una foto entera por lo enorme que es y la ubicación entre calles que tiene.

Paseando sin mucho rumbo ya sientes que que te está envolviendo una ciudad cultural. Y cuanto menos te lo esperas, te encuentras con un enorme y bien conservado Teatro romano a los pies de la Alcazaba.  It's amazing! dicen los americanos... Realmente increible!

Visitamos la casa natal de Picasso y una exposición temporal del artista y fue interesante. Frente la casa está la Plaza de la Merced donde te encuentras una escultura retrato de Pablo Picasso sentado en un banco con un papel y lapiz en las manos. Aquí nos hicimos una foto de turista!

El día siguiente fue todo de navegación y eso equivale para nosotras a día entero de trabajo. Aquí ya vimos el increcendo interés de los pasajeros por nuestro trabajo. Muchos ya saben que existimos y hasta vienen a ver como evolucionan las obras día a día.

La idea de ofrecer al cliente escribir un nombre o frase en el fulard les encantó. Y es que a mi también me gustaría que me personalizaran aquell pañuelo del que me acabo de enamorar!

Fue un día largo pero también emocionante por el feed-back con los pasajeros, una experiencia compartida satisfactoria por ambas partes.

Después de muchas horas de navegación rumbo la costa francesa llegamos a Marseille, la ciudad más antigua de Francia.

Es una ciudad mediterrania y francesa a partes iguales. Tiene distintos atractivos turísticos y tuvimos que elegir. Pasamos  por delante de la Catedral de Santa Maria la Mayor digna de admirar. Es una dels monumentos más emblemáticos de la ciudad, a mi entender. Cerca de la Basílica hay el Museo de las civilizaciones de Europa y el Mediterranio con un edificio muy moderno y bonito de ver.

Pero todo esto lo profundizamos el año pasado. Así que este año anduvimos rato en el barrio del puerto viejo y luego nos adentramos en el de los artesanos y artistas y visitamos talleres y varias tiendas, algunas de ellas con jabones de Marseille y saquitos de hierbas de olor de la Provence que es muy típico en toda esta zona.

De Marseille navegamos hacia Villafranche-sur-mer. Aquí te vienen a buscar con una barca lanzadora para llevarte a tierra y esto hicimos.

Fuimos directamente a coger el tren para ir a Nice. Y al poco, ya nos encontrábamos en la avenida de las tiendas y nos dejamos llevar un buen rato curioseando. Fuimos buscando una tienda de tejidos para ver que tenían y hemos traïdo algun tejido que otro que veremos en primavera como una de las novedades. Sorpresaaa!

Luego nos fuimos directamente al paseo de mar. Ya conocía esta playa de piedras gordas peró me encantó volver. Además hacía un día de playa fantástico.

En Villafranche, visitamos un poco el pueblo aunqué también lo conocíamos del año pasado del otro crucero que hicimos. Si quieres saber más de la aventura del pasado año puedes clicar aquí. También fue genial y aprendimos muchas cosas que nos han servido este año.

Al día siguiente fuimos a Pisa. Desde el puerto fuimos a buscar un tren que nos llevó hasta Pisa. Aquí hicimos el turista completamente e hicimos las fotos tradicionales con la torre inclinada.Y para terminar de ser típica yo me comí un riquísimo helado.

Roma es una ciudad enorme. Así que, imposible de profundizar en pocas horas. De regreso, nos dimos un descanso antes de empezar a trabajar.

Napoli es la última ciudad que pisamos antes de llegar a Barcelona. Una ciudad, sucia y caótica pero con encantos que supimos respirar paseando por las calles.

Este día nos dimos el gusto de hacer un típico aperitivo y brindamos con cerveza.

Un dia entero de navegación y trabajo fue el que tuvimos al día siguiente antes de llegar a nuestro puerto y desembarcar.

La verdad es que el feed-back de los pasajeros fue en todo momento muy positivo  y en cuanto hemos podido hacer nuestras valoraciones, este aspecto ha sido un ítem de  alta satisfacción.

Gracias pues a los pasajeros y a la organización por este trabajo aventurero en alta mar.